tu ausencia

ImagenA veces imagino cómo nuestras manos vuelven a entrelazarse. Cómo tus ojos vuelven a encontrarse con los míos en este parque, susurrándome palabras inaudibles, pero lo suficientemente certeras como para acariciar mi corazón inocente. Extasiado. Sí, tampoco eso ha cambiado. En realidad nada lo ha hecho. Siguen enredándose de la misma manera esas nubes en lo alto de los edificios oscuros y contaminados. Vuelven a mecerse las hojas de los árboles al viento, a perseguirse todos esos pájaros en su vuelo eterno. Y yo sigo echándote de menos. Sigo pidiéndole al cielo que me quite esta tristeza, que me devuelva el aire que ya no me llena. Pero no lo hace. Y pasan los días, y el único pensamiento que abraza mi cuerpo es el que más me envenena. Tu ausencia.

Sé que esto cruzó tu mente durante más de diez años. Y aunque ahora tú también te has marchado, sólo espero una cosa. Bueno, en realidad dos. Que estés con él y que, por fin, hayas encontrado la paz que la vida no te daba. 

Foto y texto 2014 © Paula Méndez Orbe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s