la vida que perdiste

Imagen

Ayer caminé entre tus sombras. Ayer recorrieron mis pies descalzos todas esas baldosas… Ésas en las que se cerraron tus puertas. Ésas que anunciaron que tu tiempo parecía acabarse. Fue sólo durante un instante, pero, en mi piel se enredó el miedo que no sentiste; el dolor al que no te dio tiempo a aferrarte. Y mis pies se detuvieron. Rozaron mis manos ese muro de ladrillo anaranjado que están construyendo sobre el viejo. Sobre el que tu coche chocó, aquella noche de estrellas e desasosiego. Y sentí rabia. Sentí todas esas lágrimas, derramándose por mis mejillas sonrosadas. Y resbalé mis dedos entre todas esas flores secas y acartonadas, en las que pude leer tu nombre. E imaginé poder verte; tener la posibilidad de conocerte. Estabas ahí, sentado. Apoltronado, en aquella acera desierta, esperando a que ocurriese algo. Y vi como me miraban tus ojos castaños. Tu boca cohibida. Tus pómulos marcados. Dejé atrás todas tus heridas, sólo soñé que nos encontrábamos; que te estrechaba la mano. Para que pudieses volvieses a sentir, por un instante, el calor que te arrebataron. Y la vida que perdiste aquella noche de abandono y cenizas, sin llegar a imaginarlo.

Foto y texto 2014 @ Paula Méndez Orbe

Anuncios

3 pensamientos en “la vida que perdiste

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s