esa noche extraña en la que perdí el corazón y tirité de frío

23h47. La lluvia en mi frente. Mi pelo al viento. Y el invierno arañando mis pensamientos. Amenazando al tintineo de mi corazón inexperto. ¿Sabes qué? En realidad aquella sensación no era algo nuevo. No sé. Era como si ya hubiese sentido aquella grieta ahuecando mi pecho. Haciendo más visible la sangre, mi sangre, y el amor que ya no guardaba dentro. La huida de ese cosquilleo. De ese veneno que tanto me perdía y, a la vez, que tanto me encontraba al momento. Y tuve miedo. Miedo de perderlo. Y miedo de agarrarme tanto a ello, que el dolor me desgarrase por dentro. Sigue leyendo

Anuncios

el valle de espinas y sueños imperfectos

Imagen

El brillo de una luna suave y nacarada. El roce sobre mi piel fría y solitaria de esas flores apagadas. Y ese canto adormecido de aquel río inquieto y fresco, que, sin quererlo, guiaba mis pasos hacia su encuentro. Cerré los ojos un momento. Estaba segura de que todo era un sueño; de que en realidad todo aquello no era más que una ilusión al desencuentro; la evasión de cada uno de mis pensamientos anclada a aquel paraíso desierto. Y todavía con los ojos cerrados, inspiré aquel aire dulce y sosegado. No me importaba. Sabía que, en aquel momento, la vida no era más que eso. Seguir caminando por ese sendero trazado y estrecho; volver a tener tiempo de mirar esas nubes grisáceas enredadas a aquel cielo negro; llegar a sentir bajo mis pies la tierra húmeda y abandonada. Aunque por poco tiempo. Pronto, el silencio se vio quebrado por un leve pero imponente estrépito. Abrí los ojos, y Sigue leyendo

la piel sin sentimiento

Imagen

10h21 am. La brisa sedosa y tibia meciendo las ramas del árbol, casi llamando a esa ventana marcada por las huellas de unas manos; el sol fornido y alto; y los bramidos lejanos de algunos niños en su camino hacia la piscina, celebrando, por fin, la llegada del verano. Laura abrió los ojos, todavía recordando algo que había soñado; una imagen, un recuerdo que todavía arañaba esos días su corazón frágil, quebrado. Sacudió la cabeza e inspiró fuerte; debía dejarlo atrás; debía olvidarlo.

Normalmente, cuando el dolor retornaba junto a sus sueños, Laura al despertar se abrazaba las rodillas durante algunos segundos largos. Sus dedos se aferraban con fuerza a sus brazos, como tratando de encontrar en ellos la calidez que se había perdido hace tanto tiempo. Y en aquel momento, se hacía visible a su mirada oscura y perdida, la herida. Ese surco de suturas frágiles y descosidas, que daba de nuevo la libertad a todos sus miedos, a todo su desconsuelo a aflorar libre y volver a hacer de un nuevo día, un camino trazado por un centenar de esperanzas y cristales rotos contra el suelo.

Y, sin embargo, Sigue leyendo

encontrarte

Imagen

Uno, dos, tres suspiros y un arañazo en el hombro. Mi mano aferrada al pecho. Y ese latido constante avisándome de que había algo acechándome. Era de noche. Y a pesar de que todavía hacía algo de frío, mis amigos me habían forzado a dormir en el bosque. Todavía escuchaba en la lejanía aquella fiesta anclada en una adolescencia demasiado tardía. Demasiado vacía. Y aunque al principio me había divertido en el desenfreno del baile, hacía horas que ya me había invadido aquel trance. Había algo que no dejaba de llamarme. Era extraño pero, mi piel temblaba, y en mi mente no dejaban de dibujarse imágenes. Veía sangre. Una herida abierta de alguien que no dejaba de ocultarse. De alguien que no dejaba de retar a la muerte. Y cuando quise darme cuenta, ya me había adentrado entre la maleza que determinaría mi suerte. No sabía a quién buscaba. Sólo que mi cuerpo endeble se adentraba cada vez más, entre las sombras de los árboles. Escuché como mi corazón se agitaba. Cómo mis ojos se adentraban en esa oscuridad en la que ya no veía nada. ¿Qué estaba haciendo? Probablemente lo que había visto no era más que una consecuencia al alcohol y  todos sus males. ¿Pero y si no me equivocaba? ¿Y si en realidad si había alguien muriéndose? Frené mis pasos. Y fue justo cuando escuché el disparo. Sigue leyendo

la historia de la golondrina que llamó a la ventana

Imagen

5 de mayo de 2009

Ana repasaba punto por punto, el tema nuevo que acababa de aprenderse para el examen. Sus pies se movían de un lado a otro en aquella habitación destartalada y pequeña, en la que apilaba el resto de apuntes de clase que debía estudiarse. Su voz repetía sutil pero clara, cada palabra exacta que redactaría al día siguiente en aquel gran examen. Estaba nerviosa. No podía detenerse. Inspiró una vez, y volvieron a trazar sus pasos ese camino invisible en aquel cuarto cerrado. Fue entonces cuando una llamada a su ventana interrumpió sus pensamientos deshilachados. Se aceleró su corazón, se erizó su piel en el miedo, pero sólo durante un instante. Porque enseguida atisbaron sus ojos inquietos a una golondrina curiosa que aporreaba la ventana, y que alzaba de nuevo el vuelo rápida, al ver que Ana no la contestaba.

 

5 de mayo de 2010

Ana se sentó un momento sobre la mesa, mientras sus manos se agitaban alegres sosteniendo todavía el teléfono. Mientras seguía riéndose, sujetó el aparato con su hombro y escogió una de las limas verdosas que reposaban sobre su mesa demasiado ordenada. Volvió a reírse al encontrar a su lado, el pase de una fiesta privada a la que ella, igual que su amiga al otro lado del teléfono, asistieron juntas hacía apenas días, junto a una cajetilla de tabaco y algunos números de los chicos a los que allí había conocido. Se volvió asustada un instante, cuando, interrumpiendo sus palabras y recuerdos, apareció de nuevo aquella golondrina curiosa golpeando tras ella la ventana. Pero no la hizo caso, continuó hablando.

 

5 de mayo 2011

Ana enredaba su cuerpo al de un chico de ojos oscuros y barba rizada. Sus besos la embarcaban en un mundo de colores inexistentes, en una primavera eterna de la que jamás querría marcharse. Sonreía porque sabía que todos esos besos traían consigo promesas. Promesas, quien sabía si eternas, pero sí lo suficientemente valiosas como para cambiar su historia. Miró un instante desde la cama, a todas las entradas de cine gastadas, y todos los planes de viaje en carretera que ya le esperaban junto a aquella persona de la que que no querría volver a separarse. Fue en ese momento cuando volvió a reparar en aquella intrusa golondrina que ya volvía a vigilarla con ojos amenazantes desde la ventana. Pero sí, volvió a ignorarla.

 

5 de mayo de 2012

Ana perseguía sueños marchitos desde la cama. Palabras vacías, promesas que se llevó el tiempo, hasta volver a no significar nada. Tiró un cojín a la ventana, cuando reparó en aquella golondrina grisácea que ya volvía a acecharla. Y sólo en aquel instante, reparó cómo su vuelo hacia cualquier otra parte le partía todavía más, el corazón en dos mitades.

 

5 de mayo de 2013. 

Ana tecleaba con fuerza en el ordenador algunas cifras dos veces comprobadas. Tenía que terminar su informe semanal del trabajo, aunque aquel día, por suerte, desde casa. Caían de su frente, una a una, gotas de esfuerzo y desgana. Pero tenía que seguir. Sacó la calculadora, y volvió a revivir todos esos números adormecidos sobre el aparato. No le salían los cuentas. Golpeó sobre la mesa todas las hojas perfectamente alineadas. Bam. Y cada una de ellas acabó sobre el suelo. Cerró de golpe la persiana cuando, por el rabillo del ojo entrevió a aquella golondrina indiscreta que volvía, de nuevo, a admirarla desde la ventana.

 

5 de mayo de 2014

Ana se paró durante un instante. Eran las 21h56 de un 5 de Mayo, y aquella estúpida golondrina no había aparecido todavía. Era extraño. Miró alrededor de los árboles que ya se agitaban nerviosos frente a su casa, e, igualmente, intentó divisar el resto de ventanas del edificio, por si el animal había podido equivocarse. Nada. ¿Dónde estaba? Por alguna razón, su ausencia traía consigo esa noche, la aparición de un centenar de lágrimas anidadas en el polvo y el arrepentimiento que dormían en aquel cuarto. Jamás había dedicado un segundo a admirarla. La vida había pasado, y con ella, la golondrina había volado alto, lejos, para que Ana no volviese a encontrarla.

 

Foto y texto 2014 © Paula Méndez Orbe