Martes, 18 de Noviembre

©Paula Méndez Orbe

©Paula Méndez Orbe

Una brisa sutil, cercana, acariciando las ventanas. El revoloteo de los pájaros y sus alas adormecidas en el rocío de una noche olvidada. Uno, dos parpadeos. El llanto de un niño abrazándose al sueño eterno. Persianas y más persianas. Un motor poniéndose en marcha. El tacto suave de las sábanas. Respiraciones templadas. Abro los ojos. Sigue leyendo

las mañanas rotas

 

Imagen
se adormecen todos los tejidos
que envolvían sus sueños
al recordar,
cómo quedan atrás
los momentos divinos
en los que dos bajo las sábanas
se despertaban entre risas nerviosas,
y miradas entrelazadas.

Foto y texto 2011 © Paula Méndez Orbe